05.09.2016 12:38:20
manusanchez25

A muchos jovencitos gays les gustan los hombres maduros

Los que me conocen saben que soy de esos que procuran sexo gay esporádicos… sin ningún compromiso, cuando estoy a gusto me entrego al límite, no me hace falta una cama a fin de que me puedan sodomizar. Siempre y en toda circunstancia busco maduros… hombres mayores rondando los cincuenta de ahora en adelante, me ponen los abueletes sin importarme el tamaño de su miembro. No me molesta que en pleno fregado estos les den por invitar a más de uno a participar, hecho que aprovecho si bien en ocasiones sean muchos a satisfacer.

Bueno sin más ni más preámbulo comenzare, vuelvo a casa una semana a trabajar… solo, claro está estoy de rodríguez… deje a mi mujer y también hijos en la playa, puesto que es una tontería que pasen calor una semana por que deba trabajar. Lo único malo no es estar sin ellos, ni que deba ir a trabajar… sino más bien lo caliente que estoy.

El día de hoy viernes me he levantado sobre las 6 de la mañana… no soportaba más estar en cama, me he tomado un café y tras darme una ducha me he vestido. Estoy como sonámbulo… tal y como si me hubiesen intoxicado o bien me hubiese fumado un canuto, necesito algo de sexo con amigos y no deseo abonar a una puta a fin de que me sacie. No me lo pienso más y salgo, tomo el turismo y conduciendo me he dirigido al Charco de la Pava, no hay trafico a estas horas de la mañana se aprecia que la gente está de vacaciones en su mayor parte y que no hay clases.

Tras acceder a la glorieta de acceso… tomo la primera salida, continuando conduciendo paralelo a los ornamentos de hormigón y a loma que da a la Avenida de Carlos III. Lugar desde donde estoy veo en la distancia 2 vehículos detenidos y no me lo pienso un par de veces, tras acceder entre los ornamentos de hormigón (separamiento aposta para el paso de automóviles) accedo a esta zona cerrada destinada en su mayor parte para parking y prácticas de motocicletas

Bueno prosigo, siga hacia la trasera de la estación de ferrocarril de Cartuja, trasera que da al interior de los parking de cartuja y que menos mal que tiene un cerramiento. Pegado a la izquierda se halla 2 automóviles detenidos uno tras el otro, cuyos ocupantes están apoyados al primero en el lado del conductor, ocultos entre el vehículo y los arboles.

Como resulta lógico ignoro lo que hacen y más lo que procuran, detengo mi turismo tras estos y me quedo dentro procurando mirar lo que hacen, mientras que inicio a magrear mi miembro llevado por la excitación y el morbo… caliente perdido. Cuya mácula húmeda en mí pantalón es el ejemplo de de qué forma estoy, mientras que no dejo de mirarlos… haciendo aquello que tanto odio, puesto que soy de los que siempre y en toda circunstancia digo que prefiero que entren a que se queden mirando.

Observo que son 2 hombres mayores… maduros por su fisionomía, cuya edad les echo entre los cincuenta y los sesenta, intuyo que los dos pudiesen ser polivalente puesto que se magrean entre ellos continuamente… mmm. Percibo que uno de ellos es más decidido y lleva la voz vocalista, persona que se ha dado cuenta de mí presencia y que no deja de mirarme. Echo que me da el valor para salir de mi vehículo y aproximarme a ellos, quedándome a unos metros por cautela puesto que no deseo que se haya quedado conmigo.

Detienen sus actos y se me quedan mirando, no actúan y solo miran, doy dos pasos más de forma de quedarme a menos de medio metro de ellos. Mi intuición de ese hombre que llevaba la voz vocalista acerté, puesto que sin decir nada extiende su mano hasta mi pecho… acariciándome sobre mi camisa primero. Él otro sencillamente mira, veo en sus ojos lascivia y ante su mirada de deseo prolongo mis brazos hasta el momento en que mis manos las pongo sobre sus bultos, cuyos miembros se hallan en sus pantalones.

No creáis que soy tan decidido… por norma general tomo muchas cautelas, mas mi estado de excitación me hace actuar de este modo. Me digo a mi mismo… “qué coño haces” y si bien de verdad estoy hecho un flan, intento disimular tanto que ni lo aprecian y menos incluso cuando bajo sus cremalleras y saco sus miembros fuera… mmm. El decidido me pregunta…

- "Que buscas”.

Respondo sin dejar de pajearles…

- “Soy pasivo, busco chupetear y lo que brote".

Volviéndome a consultar mas esta vez el otro…

- “Lo que brote puede que te la chupen o bien que te follen”.

Veo que si bien es mudo y reservón, cuando habla es directo, son de esos de los que hay que llevar cuidado, terminando por responder a este…

- “Si. Lo que brote es asimismo eso”.

El decidido me circunda con su brazo derecho el cuello, llevándome cara el y también procura besarme… cosa que no dejo, contentándose por relamer mi cara, chupetear mi oreja… llegando a introducirme su lengua en el lóbulo y besar mi cuello… mmm.

Al paso que el reservón, colocándose perpendicular a mí, me baja la cremallera y me saca mi miembro mientras que con su mano izquierda me magrea mis nalgas… aaahhh.

El decidido empieza a desabotonar los botones de mi camisa… mientras que no deja de besar y lamerme… mmm, terminando por quitarme la camisa y echándola sobre el turismo. Acaricia mi velloso pecho mientras que alaba mi cuerpo, no considerándome de verdad un adonis puesto que no lo soy. Desciende su boca desde mi cuello hasta mi pecho, besándolo primero y mordisqueándomelo después… aaahhh.

El reservón, deja mi miembro y se pone en la tarea de soltar el cinturón, desabotonar el botón y tirar de mi pantalón hasta dejarlo caer al suelo, tirando poco tras los calzoncillos hasta el momento en que este se queda haciéndole compañía a mis pantalones… mmm. Prosigue masturbándome con su mano derecha al paso que magrea mis nalgas desnudas con la izquierda… aaahhh, acercándose tanto a mi cuerpo que posa su boca en mi oído, diciéndome…

- “Llevas lubrificante o bien preservativo, vas a saber que te vamos a joder. No te marchas hasta el momento en que no nos satisfagas”.

Yo progresivo magreando sus miembros… deseando comérmelos, puesto que el pollon del decidido es larguísimo mas de menor grosor, al tiempo que el del reservón es de menor dimensión mas grueso… siendo de mayor grosor su glande… mmm. Suelto sus miembros y inicio a desabotonar la camisa blanca de listas del decidido hasta abrírsela y descubrir el oso que lleva debajo, beso su cuello y acaricio su pecho, desciendo hasta besar sus pezones, mientras que este me suelta…

- “Uuummm, me estas poniendo cardiaco mamona”.

Siento como el reservón me acaricia mi ano, sintiendo un placer anal brutal… mmm, noto sus dedos húmedos escarbar en mi agujero, pensando que se va a haber humectado estos con saliva… aaahhh, mientras que deja mi miembro y magrea mis genitales… uuuffff.

Me detengo y también intento quitarme de mis tobillos tanto el pantalón como el bóxer, mientras que alterado noto como estriega el reservón su balano sobre mi agujero, aprovechando que he levantado la pierna para quitarme las prendas. Ya antes de soltarlas sobre el vehículo, saco del interior del bolsillo un bote de lubrificante y dos preservativos… mmm, dándoselo a los dos.

Aprovecho y me inclino cara delante hasta el momento en que mi boca llegue a la altura de su miembro, empezando por estregar mis labios por su bálano, su leño hasta sus testículos… ooohhh, testículos tan grandes como pelotas de tenis, cuya atención este agradece al paso que acaricia mi espalda.
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one